Qué Médico

Apnea

Descripción

La Apnea son episodios de falta de respiración durante el sueño.

En condiciones normales, los músculos de la parte superior de la garganta mantienen este pasaje abierto para permitir el paso del aire hacia los pulmones. Estos músculos normalmente se relajan durante el sueño, pero el pasaje permanece lo suficientemente abierto para que continúe el paso del aire. Algunas personas tienen un pasaje más estrecho y, durante el sueño, la relajación de estos músculos hace que se cierre y, por lo tanto, el aire no puede llegar a los pulmones.

Durante el sueño, la persona con apnea es incapaz de inspirar el oxígeno y exhalar el dióxido de carbono, y como consecuencia en su sangre hay concentraciones bajas de oxígeno y altas de dióxido de carbono. La disminución del oxígeno y el aumento del dióxido de carbono, informa al cerebro que debe reanudar la respiración, con lo que la persona se despierta. Cada vez que el individuo despierta, se manda una señal desde el cerebro a los músculos de las vías respiratorias altas para que abran la vía aérea; la respiración se reanuda, a menudo con un sonoro ronquido o un jadeo. El despertar frecuentemente, aunque es necesario para que se reinicie la respiración, impide que la persona tenga un sueño profundo y reparador. Por razones aún no muy claras, durante el sueñoprofundo, la respiración puede detenerse por un período de tiempo (con frecuencia más de 10 segundos).

El consumo de alcohol o sedantes antes de dormir puede predisponer a episodios de apnea. Los hombres mayores y obesos parecen tener un riesgo más alto. De igual forma, un cuello largo o el tamaño del cuello están estrechamente asociados con la apnea obstructiva del sueño.

Durante los períodos de apnea, el nivel de oxígeno en la sangre baja y los niveles persistentemente bajos de oxígeno (hipoxia) pueden provocar muchos de los síntomas durante el día.

Es importante enfatizar que a menudo la persona que padece de apnea obstructiva del sueñofrecuentemente no recuerda los episodios experimentados durante la noche.

Los síntomas son, entre otros:

  • Ronquido fuerte
  • Períodos sin respiración (apnea)
  • Cansancio al despertar por la mañana
  • Somnolencia anormal durante el día, incluyendo quedarse dormido a horas no adecuadas
  • Dolores de cabeza matutinos
  • Aumento de peso reciente
  • Limitación en la capacidad de atención
  • Pérdida de la memoria
  • Deterioro de la capacidad de discernimiento
  • Cambios en la personalidad
  • Letargo

Los síntomas adicionales que se pueden asociar con la apnea son:

  • Comportamiento hiperactivo, especialmente en los niños
  • Hipertensión arterial
  • Comportamientos automáticos (realizar acciones de memoria)
  • Hinchazón de las piernas (si es grave)

El objetivo del tratamiento de la apnea es conseguir que las vías respiratorias estén abiertas con el fin de prevenir los episodios de apnea durante el sueño.

Para algunas personas, los cambios en la conducta constituyen una parte importante, se le puede aconsejar al paciente la pérdida de peso, la eliminación del alcohol y los sedantes a la hora de dormir. Si estas medidas no resultan efectivas para evitar este tipo de apnea, se puede utilizar un sistema de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP), es un procedimiento en el que el paciente se pone una mascarilla sobre la nariz mientras duerme y un aparato le introduce aire a presión a través de la nariz.

Algunos pacientes con apnea del sueño pueden necesitar una operación.

Si se presentan causas anatómicas, puede ayudar el hecho de realizar una cirugía llamada uvulopalatofaringoplastia un procedimiento que se utiliza para extirpar el exceso de tejido de la parte posterior de la garganta (las amígdalas, la úvula o campanilla y parte del paladar blando) con el objetivo de evitar la obstrucción de las vías respiratorias durante el sueño (traqueotomía).

Evaluación

El procedimiento de diagnóstico más importante es la historia clínica, evaluando la somnolencia diurna, la calidad del sueño y los hábitos de sueño del paciente.

Se realiza una exploración de la boca, el cuello y la garganta.

Otras pruebas posibles paradetectar la apnea son:

Los exámenes de diagnóstico suelen realizarse en un centro del sueño, pero las nuevas tecnologías pueden permitir que se realicen algunos estudios en la casa del paciente.

Riesgos

Los niños con adenoides y amígdalas muy grandes pueden desarrollar apnea del sueño y problemas conexos, y deben ser evaluados para ver si es necesario extirparlas.

La disminución del estado de conciencia, la somnolencia extrema, las alucinaciones, los cambios en la personalidad y la confusión persistente pueden ser indicios de una situación de emergencia.

Consideraciones

La apnea se puede controlar cuando se trata correctamente. En caso de padecer esta afección, se debe consultar si los síntomas no mejoran con el tratamiento o si se desarrollan nuevos síntomas.

 

Últimas opiniones

Mercedes Higueras Linares

Simplemente Magnífica por Anónimo ayer

Que puedo decir, una gran profesional, con mucho conocimiento, que transmite seguridad, cercanía, que sabe atender y tener humanidad con los niños y transmitir tranquilidad. Tiene una gran experiencia y humanidad y da diagnósticos certeros. Sobre todo, ves que trata a los peques con auténtica dulzura y maestría, y donde otro facultativo hace sentir mal a tu peque al explorarle, con ella "ni se entera". Y lo fundamental, es una pediatra "de verdad", no de esos habilitados muchas veces que no saben ni por dónde coger un problema.

Luis Riera Lavilla

Un especialista cirujano 10 por Anónimo hace cinco días

Lo mejor que me ha pasado es haber tenido la suerte de cruzarme con el doctor Luis Riera un profesional con todas las letras todo lo que diga se queda corto , amable cercano ,acertado en su diagnóstico y muy importante el hacer sentir que le importas ,muchos tendrían que aprender de personas como el ,mil gracias

Eduardo Garcia Rey

Lo mejor que me ha pasado en 46 años por Anónimo hace seis días

Tengo 46 años. Nací con displasia. Tardaron en diagnosticarmela 11 años. Pasé 3 años de mi vida llendo todos los meses al hospital. No sé que parte de mi cuerpo, no está radiografiada.A los 14 años me intervinieron de la cadera izquierda y a los 15, de la derecha. A los 44 me quitaron 1 tornillo...y el 16 de septiembre a los 46..el Dr.Garcia Rey hizo por mi, lo que no hizo ningun médico. Me Colocó una pierna que ya sufría demasiado. Y lo mejor...me puso una prótesis que ha aliviado todo tipo de sufrimientos. Lo hizo en un momento muy delicado... arriesgó su vida. Mil gracias por todo..era usted..era ese dia..y en aquel momento. Le llevaré siempre en mi corazón.

Busca
tu nuevo médico