Qué Médico

Cardiopatia Isquémica

Descripción

La cardiopatía isquémica es la enfermedad ocasionada por la arteriosclerosis de las arterias coronarias, es decir, las encargadas de proporcionar sangre al músculo cardíaco (miocardio). La arteriosclerosis coronaria es un proceso lento de formación de colágeno y acumulación de lípidos (grasas) y células inflamatorias (linfocitos). Estas tres causas provocan el estrechamiento (estenosis) de las arterias coronarias.

Este proceso empieza en las primeras décadas de la vida, pero no presenta síntomas hasta que la estenosis de la arteria coronaria se hace tan grave que causa un desequilibrio entre el aporte de oxígeno al miocardio y sus necesidades. En este caso se produce una isquemia miocárdica (angina de pecho estable) o una oclusión súbita por trombosis de la arteria, lo que provoca una falta de oxigenación del miocardio que da lugar al síndrome coronario agudo (angina inestable e infarto agudo de miocardio).

Causas

La cardiopatía isquémica es una enfermedad que se puede prevenir de forma significativa, si se conocen y controlan sus factores de riesgo cardiovascular. Los principales son:

  1. Más prevalencia en personas de mayor edad.
  2. Se da más en los hombres, aunque la frecuencia en las mujeres se iguala a partir de la menopausia.
  3. Antecedentes de cardiopatía isquémica prematura en la familia.
  4. Aumento de las cifras de colesterol total, sobre todo del LDL (malo).
  5. Disminución de los valores de colesterol HDL (bueno).
  6. Tabaquismo.
  7. Hipertensión arterial.
  8. Diabetes mellitus.
  9. Obesidad.
  10. Sedentarismo.

Los pacientes con múltiples factores de riesgo presentan el máximo riesgo de padecer enfermedad obstructiva de las arterias coronarias, y por tanto, más posibilidades de angina o infarto. El peligro es aún mayor en personas con el llamado síndrome metabólico, es decir, asociación de obesidad, diabetes, aumento del colesterol e hipertensión.

Síntomas

La angina de pecho estable es un síntoma de dolor recurrente en el tórax debido a isquemia miocárdica. Quienes la han sufrido la definen con términos como opresión, tirantez, quemazón o hinchazón. Se localiza en la zona del esternón, aunque puede despalzarse a la mandíbula, la garganta, el hombro, la espalda y el brazo o la muñeca izquierdos. Suele durar entre 1 y 15 minutos.

El dolor de la angina se desencadena tras el ejercicio físico o las emociones y se alivia en pocos minutos con reposo o nitroglicerina sublinlingual. Suele empeorar en circunstancias como anemia, hipertensión no controlada y fiebre. Además, el tiempo frío, el consumo de cigarrillos, la humedad o una comida copiosa pueden incrementar la intensidad y la frecuencia de los episodios anginosos.

Evaluación

Se realiza fundamentalmente por la sospecha clínica de dolor torácico, aunque no se descartan pruebas complementarias si se presentan otros síntomas atípicos. A los pacientes con sospecha de angina de pecho estable, además, se les hace un electrocardiograma.

La prueba de esfuerzo o ergometría es el examen más utilizado para obtener pruebas objetivas de isquemia miocárdica e información pronóstica de los pacientes con angina. El paciente realiza ejercicio continuo en cinta rodante o bicicleta ergométrica para valorar su respuesta clínica (si hay dolor durante el ejercicio) y su respuesta eléctrica (si existen cambios en el electrocardiograma durante el esfuerzo que sugieran isquemia miocárdica). Esta prueba no es valorable si hay alteraciones basales del electrocardiograma o si el paciente está tomando determinados fármacos (por ejemplo, la digoxina). Evidentemente, tampoco se puede realizar una ergometría si el paciente presenta algún problema locomotor que le impida caminar correctamente. En estos caos, se hacen pruebas de estrés con fármacos (dobutamina) o de radioisótopos.

La arteriografía coronaria (coronariografía o cateterismo) es el método de referencia para el diagnóstico exacto, aunque se trata de una prueba invasiva y moderadamente costosa. En general, sólo se realiza si los resultados de las anteriores pruebas son concluyentes de enfermedad coronaria importante y con datos de mal pronóstico. También se utiliza en pacientes con síntomas atípicos cuando las pruebas no invasivas no resultan concluyentes.

Pronóstico

El pronóstico es muy variable, ya que depende de la la extensión de la enfermedad y lo que se haya dañado el músculo cardiaco por la misma. Existen enfermos que pueden estar controlados sin presentar prácticamente síntomas a otros que tienen una esperanza de vida muy acortada. Los factores que más influyen en el pronóstico es el buen o mal control de los factores de riesgo coronario.

Consideraciones

Para más información:

Visite nuestra página web www.fundaciondelcorazon.com

Últimas opiniones

Harvey Acosta Patiño

Es un ángel de bata blanca por Anónimo ayer

Yo tenía la columna operada y no podía ni moverme ,estaba a base de morfina,con 30 años ningún médico quería tocarme hasta que me crucé con este gran doctor,estudio mi caso,entre en quirófano y un año y medio después no tomo ni un Ibuprofeno,hago la vida que jamás pensé q podría recuperar,no tendré vida para agradecerselo

Jaume Cañellas Galindo

Es un gran profesional por Anónimo ayer

Un gran profesional. Nos ha ayudado mucho y se merece super buena reputación.

SUSANA HOLGADO PEREZ

Muy buena especialista por Anónimo hace tres días

Dra. Holgado está muy bien preparada con muy buen Currículum. Los as enfermedades que ella trata causan mucho dolor y a veces se tarda en encontrar la medicación adecuada. No es su culpa. En caso de brote siempre está su secretaria para poder comunicarte con ella.Yo tuve que ir probando muchos medicamentos hasta encontrar el adecuado.

Busca
tu nuevo médico